Productivos a distancia: ¡Nada nos para! Liderando equipos en remoto

Productivos a distancia: ¡Nada nos para! Liderando equipos en remoto

El Coronavirus nos hizo enfrentar una realidad latente bajo un escenario emocional de zozobra que obligó a más de uno a encarar la transformación digital en menos de 24 horas al implementar, algunos en su totalidad, el “Teletrabajo” que venían explorando tímidamente o, en el peor de los casos, detenerse mientras se improvisaba e implementaba una solución.

Lo cierto es que ante una situación de incertidumbre como la que actualmente vivimos, surgen muchas interrogantes mayormente orientadas al “cómo”: ¿Cómo mido la productividad?, ¿Cómo me aseguro de que realmente se está trabajando? o por el lado de los empleados ¿Cómo logro concentrarme? ¿Cómo hago para demostrar que realmente estoy trabajando?, entre muchas más que de seguro pasaron por sus cabezas.

Ahora es cuando más sentido cobra el enunciado “trabajar en cualquier momento y en cualquier lugar”, que seguramente vieron en muchos slogans de herramientas de colaboración, pero nunca le prestaste más atención que ahora, sin desmerecer los esfuerzos y logros de muchas empresas en su proceso de transformación digital.

Sin embargo, como rezan los dichos “El tiempo lo cura todo” y “A mal tiempo buena cara”, el paso de los días nos hace adaptarnos a la nueva realidad y empezar a formular estrategias acordes a la situación.

Según estudios recopilados por la OIT (Organización internacional del trabajo) son muchos los beneficios que el teletrabajo puede ofrecer. Por ejemplo, para el empleador:

  • El teletrabajo suele mejorar la retención del personal.
  • Colabora con tener trabajadores más saludables y motivados. Mejor rendimiento individual puede resultar en un mejor rendimiento organizacional.
  • Más oportunidades de generar conductas laborales innovadoras.

En Suecia, país que ocupa el octavo lugar en el índice de desarrollo humano, casi 80% de los empleadores afirmaron que el trabajo ocasional de sus empleados fuera de las dependencias del empleador en general resulta en mayor productividad.

Pero para que todo este ideal funcione debemos tener en cuanta algunas recomendaciones, donde la clave es la confianza. Sí, la CONFIANZA.

1.CUANTIFIQUE Y MIRE SUS KPI.

Administrar un equipo remoto significa que debe centrarse más en sus resultados y métricas de rendimiento. Si no está cuantificando el trabajo, entonces es difícil alcanzar sus objetivos de forma remota.

2. NO MICROGESTIONE

Si eres el tipo de gerente que tiene que saber dónde está un trabajador cada minuto del día, vas a tropezar por la puerta. El trabajo remoto significa que debes confiar en su gente, dejarlos correr y hacer su trabajo. Tu trabajo como gerente es despejar el camino para que puedan completar sus misiones.

Si eres un microgestor, ¿Qué puedes hacer? He ahí la importancia del punto anterior, las métricas. Estamos hablando de lo que realmente le importa a la empresa (productividad, ingresos, colaboración, etc.) Mientras un empleado entregue los resultados y alcance los objetivos, no debes preocuparte por cómo, cuándo y dónde se completa la tarea. Para organizar su trabajo pueden usar herramientas como Planner o Project.

3. LA FLEXIBILIDAD ES SU NUEVA VENTAJA COMPETITIVA.

Una fuerza de trabajo remota te brinda mucha flexibilidad. La desventaja para los trabajadores remotos es que el día puede parecer que nunca terminará si no siguen hábitos de trabajo saludables. Lo bueno es que tus equipos pueden escalar en función del flujo de trabajo, no de un horario dictado por los desplazamientos y las horas de funcionamiento. Puede utilizar esta flexibilidad para ganar en el campo frente a competidores menos ágiles.

5. USE VOZ, VIDEO Y LUEGO SEGUIMIENTOS ESCRITOS.

Las reuniones cara a cara generalmente deben tener un seguimiento por escrito para que haya un registro y menos confusión. Con un equipo remoto, esta práctica es aún más importante. Tienes que trabajar más duro para asegurarte de que las personas estén en la misma página. Con Microsoft Teams, por ejemplo, se pueden realizar todas estas actividades sin salir de la aplicación.

6. CONFÍA EN TU GENTE.

El trabajo remoto también significa que debes confiar en tu equipo. La confianza se gana a través de entregables y rendimiento, pero los gerentes no deben comenzar desde una posición de desconfianza. Confía en tu gente hasta que se demuestre lo contrario.

Esta confianza será crítica debido a las distracciones involucradas con COVID-19. Las escuelas están cerradas. Los estantes de los supermercados pueden estar vacíos. Habrá distracciones. Quizás la mayor distracción sea un flujo interminable de malos titulares y noticias. Tendrás que confiar en tu gente para superar las distracciones y cumplir.

7. USA TODAS LAS HERRAMIENTAS A SU DISPOSICIÓN, PERO RECUERDA LA CALIDAD, NO LA CANTIDAD.

La mayoría de las empresas tienen un puñado de herramientas de videoconferencia, plataformas de administración de equipos y aplicaciones de chat. Elige los que funcionan y ve con ellos. Por lo general aquella que reúne todas las características que necesitas para el día a día como Microsoft Teams y su versión gratuita de 6 meses, si aún no lo tienes implementada.

8. PIENSA CÓMO ESTA EXPERIENCIA CAMBIARÁ TUS PRÁCTICAS LABORALES EN EL FUTURO.

Después de algunos dolores de crecimiento, es probable que encuentres a tu equipo más feliz y productivo. Presta atención y piensa cómo debe evolucionar el futuro del trabajo para tu equipo. Es probable que las empresas utilicen esta nueva crisis de coronavirus como una gran prueba para evaluar nuevas formas de trabajo que puedan generarle ahorro de costos. La vieja forma de hacer las cosas puede no tener sentido en el futuro. Es momento de reinventar.

Eventualmente el “teletrabajo” o “Home office” estaba dentro de los planes y estrategias del trabajo del futuro. El coronavirus solo nos hizo adelantar ese futuro cercano, lo que nos permitirá mejorar la adopción, renovar la cultura y obtener nuevas habilidades acordes a la transformación digital.

 

Fuentes: 

https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—ed_protect/—protrav/—travail/documents/publication/wcms_712531.pdf 

https://www.zdnet.com/article/covid-19-how-the-enterprise-adapts-to-disruption/ 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.